¿Existe diferencia entre emociones y sentimientos? ¿Y los estados de ánimo?

Muchas veces utilizamos las palabras de “emociones” o “sentimientos” como sinónimos. Una de las principales causas para considerarlas como intercambiables es que nunca nos enseñaron a distinguir qué es lo que estamos sintiendo, un modelo de clasificación de emociones puede ayudarnos a aprender a hacerlo.

Sin embargo, las emociones y los sentimientos no son lo mismo. Aunque tienen características muy parecidas lo más elemental que las hace diferentes es el tiempo. Tanto el tiempo para que ocurran, como el tiempo para que reaccionemos.

La principal diferencia entre emociones y sentimientos es el tiempo

Las emociones son químicos generados como respuesta a un estímulo específico, o más específicamente, son la respuesta a la interpretación que hacemos del estímulo, así que, aunque sea una reacción fisiológica, sigue siendo una respuesta subjetiva basada en nuestra experiencia.

Le toma a nuestro cerebro aproximadamente 0.25 segundos para identificar el estímulo y otros 0.25 segundos para producir los químicos, que no sólo se producen en el cerebro sino en todo nuestro cuerpo. Generando un ciclo de retroalimentación muy eficiente y veloz.

La principal diferencia entre emociones y sentimientos es el tiempo

Duran aproximadamente 6 segundos y no son expresadas de manera consciente. Por lo que, tener una emoción es algo que va a suceder “en automático” al presentarse el estímulo y no tendrás manera de detenerla. Pero, lo que sí podrás hacer, es tomar consciencia de que la estás experimentando y elegir cómo reaccionar. Ahí es donde se encuentra la gran diferencia entre emociones y sentimientos.

Justo en ese momento, cuando lo hacemos consciente, es cuando comienza el sentimiento. Y son tanto reacciones físicas como mentales (como el hambre y el dolor). Son una experiencia consciente, por lo que tienen un mayor peso cognitivo que las emociones. Normalmente están siendo generadas por una mezcla de emociones y las interpretaciones de las experiencias con las que podemos relacionarlas. Al ser una manifestación consciente, tienen una mayor duración y muchas veces, provocan acciones que nos ayudan a prolongarlas o a detenerlas. Al mantenernos enfocados de manera prolongada y mucho más general, suceden los estados de ánimo, pues no están relacionados con una experiencia específica (o un estímulo particular) sino a una serie de estímulos e interpretaciones. Son influenciados por múltiples factores, como el ambiente (el clima, la luz, la gente que te rodea), fisiológicos (que tan buena salud tienes, lo que estás comiendo o si has hecho ejercicio) y nuestro estado mental (si estamos prestando atención a nuestras emociones y lo que tratan de decirnos). Duran desde unos cuantos minutos hasta varios días.

Que es una emoción, un sentimiento y un estado de ánimo:

Ahora que sabemos que la diferencia fundamental entre emociones y sentimientos es el tiempo. Comprender mejor que son, esto nos permitirá identificar que puede provocarlas, cómo nos hacen reaccionar y que generan en nuestra química corporal y cómo afectan nuestras relaciones con los demás.

Emociones

Duran aproximadamente 6 segundos y no son expresadas de manera consciente. Por lo que, tener una emoción es algo que va a suceder “en automático” al presentarse el estímulo y no tendrás manera de detenerla. Pero, lo que sí podrás hacer, es tomar consciencia de que la estás experimentando y elegir cómo reaccionar.

Las emociones nos permiten reaccionar a diferentes situaciones de manera casi inmediata, para identificar oportunidades o amenazas. Le indican a nuestro consciente la interpretación que por experiencia (igual o similar) tenemos sobre ese estímulo que estamos recibiendo. Lo que las hace vitales para nuestra supervivencia y adaptabilidad.

Sentimientos

Un sentimiento es la sensación física y mental que tenemos al hacer conscientes las emociones, usualmente son una combinación de emociones, por lo que representan una reacción química mucho más elaborada en nuestro cuerpo. Los sentimientos son lo que nos permite dar contexto a nuestras emociones, nos enfocan y permiten que reaccionemos de manera consciente ante los estímulos y experiencias que se nos presentan.

Estados de ánimo

Un estado de ánimo es una mezcla de sentimientos y emociones que se mantienen de manera prolongada. Se convierten en un estado mental que implica prestarle especial atención a las emociones que tuvimos y la interpretación que le damos, manteniendo el enfoque consciente hacia ellos. Es esta mezcla la que provoca la confusión sobre si hay diferencia entre emociones y sentimientos.

Usualmente nuestro entorno presenta experiencias que no son señales de un solo instante, por lo que mantenernos enfocados en ellas permite que reaccionemos de una manera consciente, que racionalizamos para considerarla correcta.

Conclusión

Poder comprender que son las emociones, entender cómo ocurren y porque reaccionamos como lo hacemos así como poder distinguir la diferencia entre emociones y sentimientos, reconocer los estados de ánimo es parte de un proceso que permite tener una mayor inteligencia emocional, lo que promueve que tengas mejores reacciones e identifiques de manera adecuada lo que estás sintiendo, en el momento. Así, podrás saber cuándo estás dejando de lado tu interpretación consciente, para detenerte y tomar mejores decisiones.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click to access the login or register cheese